Carta de Navidad de un Venezolano a Santa

Sin duda alguna escribir una Carta de Navidad cuesta muchisimo por la situación que vive Venezuela actualmente.

También se muy bien que cuando inicié ésta página hace unas semanas dije que sería exclusivamente para temas relacionados al marketing digital, desarrollo web y relacionados. Puedes verlo en mi primer post  Mi Historia. Sin embargo no puedo evitar escribir estas líneas dado que es algo que pienso y sueño todos los días para mi familia, amigos y todos los que aún viven en Venezuela.

Esta es mi Carta de Navidad a Santa:

“Querido Santa, tiempo que no te hablaba, que no te escribía o que si quiera recordaba tu existencia. Si, lo sé. Han pasado muchos años desde la última vez que te dejé una carta en navidad, pero ya tengo 26 años y ya le heredé esa misión a mis ahijados y sobrinitos.

En esta ocasión no te escribo para decirte que me he portado bien todo el año, que he sido un buen hermano, ni tampoco que he salido bien en todos mis exámenes. Nada de eso, a pesar que te escribo ésta carta con más fe que cuando era niño, ésta vez te escribo para pedirte un regalo especial, el más especial, el más grande y con más significado que jamás te pedí: Regálale tranquilidad y Paz a mi país, Regálale Paz a Venezuela.

Esta carta te la escribo en una situación muy diferente a como era durante mi niñez. Mi país ha cambiado mucho. No tienes idea de cuánto desearía volver a ser niño y congelar el tiempo para no tener que ver mi país en la miseria que vive ahora. Son miles de cosas las que pasan a diario que son muy difícil de creer para los que no conocen la realidad. Incluso parecen mentira, pero la verdad es que tristemente, Están pasando.

Me cuesta decirte que ésta es la peor navidad que ha pasado Venezuela en mis 26 años de vida. Y con certeza es la peor navidad en mucho tiempo.

Muchas personas solo pueden comer una o máximo dos veces al día. Tienen que hacer más de 8 horas de fila en un supermercado para intentar conseguir algo de alimento, muchas veces se regresan a sus casas sin conseguir nada. Por consecuencia hay personas, sobre todo niños que están muriendo por desnutrición.  Por favor regálales un poco de comida estas navidades.

Recientemente el gobierno nacional emitió una nueva orden para cambiar el cono monetario.

Han decidido cambiar los billetes actuales por unos con una nueva denominación mucho más alta. La cosa es que en todo éste mes nadie ha podido cambiar sus billetes por los billetes nuevos. El gobierno no ha lanzado los nuevos y nadie acepta los viejos. Por ende casi nadie ha podido visitar a sus parientes, mucho menos comprar regalos para sus familiares, y de seguro muchos niños se quedaran sin regalos. Por favor no dejes que sus manos queden vacías.

Adicional a todo lo anterior, la anarquía y la delincuencia se han apoderado del país.

Varias ciudades han sido víctimas de saqueos y robos en grandes comercios e incluso casas y conjuntos residenciales. Las mismas comunidades han declarado una “ley marcial” en algunas ciudades porque temen que cosas peores puedan seguir pasando. Por favor Santa, devuélveles la ilusión y la tranquilidad. Las cosas tienen que solucionarse, no pueden seguir así.

Por estas razones que te he contado y que seguro conocías un poco, muchos venezolanos hoy están separados de sus casas, de sus familias, a miles de kilómetros incluso días de su país. Muchos han tenido que irse. Han tenido que emigrar para poder buscar un futuro mejor y tener mejor calidad de vida.

Actualmente muchas familias pasarán estas navidades distanciadas.

Estas fiestas muchos la pasaran solos otros únicamente con su pareja y otros con sus compañeros de apartamento. Sé que hay muchos que han logrado establecerse en sus nuevos países, pero también se de muchos que aún están pasando trabajo para poder pagar las cuentas porque solo consiguen para vivir el día a día. Pero estoy seguro que todos tienen algo en común, así como yo, todos desean poder volver a ver la Venezuela de antes, en la que los niños jugaban en las plazas, la comida nunca faltaba y el único problema era decidir a donde ir en Diciembre.

Para finalizar esta carta, quiero pedirte un último deseo. Éste ya es mucho más personal.

Por favor dile a mi Papá aunque no pueda acompañarlo físicamente me tomaré una cerveza con él en la distancia tal como siempre lo hacíamos.

Dile a mi mamá que la próxima vez si prometo ayudarla a cocinar la comida para nochebuena.

A mi abuela dale un abrazo grande, dile que la quiero muchísimo y que por favor me espere para cuando pueda regresar y poder verla.

A mis hermanos diles que extraño pelear con ellos, que me van hacer mucha falta para bailar y cantar estas navidades.

A mis tíos diles que prometo ayudar a arreglar el porche donde siempre nos reunimos antes y después de las fiestas.

Al resto de mi familia diles que los extraño y que los extrañaré muchísimo estas navidades y el próximo año más que nunca.

Dile a todos que prometo dar lo mejor de mí para desarrollar todo mi potencial y crecer tanto personal como profesionalmente. Dile a mis amigos que espero verlos muy pronto. Que extrañaré los amaneceres en la pista o en la avenida en llano alto, las comelonas en la iglesia para las misas de gallo, el partido de béisbol del 31, las idas a las playas para botar “la pava” y los paseos relámpagos a los médanos.

Dile a todos que siempre los pienso y que estoy bien. Que aquí me va muy bien y que tengo más de los que puedo pedir. Diles que los quiero, que aunque estemos lejos siempre los recuerdo y los mantengo presente.

Una vez escuche algo que se me quedó tatuado en la memoria: “Yo no escogí nacer en Venezuela, Simplemente tuve ese Honor”. Tenerlos a todos, aún en la distancia, también es un Honor.

Para todos los que como yo, están lejos de casa, diles que recuerden que Venezuela no es solo un pedazo de tierra, que Venezuela se lleva en el corazón. Que no desmayen y no olviden el motivo por el cual salieron. Que siempre recuerden las cosas buenas de nuestro país. Y que les deseo el mayor de los éxitos a todos. Que enaltezcan nuestra bandera y que siempre les vaya bien.

Que vean éste video y que sigan soñando con esa venezuela:

Sé que son cosas difíciles las que te pido pero al menos espero puedas compartir todo lo que pasa en Venezuela con el mundo y de una vez por todas sepan la realidad de mi país.
Gracias por escucharme como siempre.

                         Atentamente,

                                     El niño de 26 años”